I∴P∴H∴ NOEL HENRÍQUEZ ALTIAS, 33°

Soberano Gran Inspector General

Nació en Curazao el 25 de diciembre de 1813. Hijo de Juan José Henríquez y Clemencia Altías. Vivió en Saint Thomas, hizo estudios de comercio en Londres y decidió desembarcar en Santo Domingo en la segunda mitad de los años 30 del siglo XIX.

 

Casó con Emilia Casmajor; Clotilde Carvajal Fernández y Altagracia Díaz González. Sus descendientes fueron Manuel Antonio Henríquez Carvajal; Hilario Ildefonso Henríquez Carvajal; Daniel Trinidad Henríquez Carvajal; Enrique Braulio Henríquez Carvajal; Adelina Andrea Henríquez Carvajal; Federico Henríquez Carvajal; José David Henríquez y Carvajal; María Merced Henríquez Carvajal; Clotilde Henríquez Carvajal; Francisco Henríquez Carvajal y Salvador Esteban Henríquez Carvajal.

 

Se inició en la Masonería el 18 de abril de 1841 en la Logia Constante Unión No. 8, bajo los auspicios de la Gran Cámara Simbólica de Haití.

 

El 15 de diciembre de 1846, ostentando el grado 18 fundó, junto a otros masones, la Logia Primada y Capitular de Grandes Elegidos Escoceses, bajo los auspicios del Supremo Consejo de Francia, donde ocupó la posición de Gran Orador. Este cuerpo masónico estaba investido de plenos poderes para conferir los grados del 1º al 18, a través de sus distintos capítulos. El 22 de marzo de 1848, la Logia Primada y Capitular entra en receso definitivamente, debido a los acontecimientos políticos que se desarrollaban en ese año.

 

El 24 de octubre de 1858, formó parte de los fundadores de la Gran Logia Nacional de la que fue su Gran Maestro en el período 1869-1870. Posteriormente, en su residencia particular, quedó fundada la Logia Cuna de América No. 2, instalada el 9 de enero de 1859 en un recinto del Antiguo Convento Mercedario en la Ciudad Colonial. En la primera oficialidad de dicha Logia, ocupó la posición de Primer Experto.

 

Fue además, fundador del Capítulo de Soberanos Príncipes Rosacruz Redención No. 1, instalado el 21 de enero de 1861. Por su prestigio internacional y su fama de masón celoso y entregado a sus deberes, ostentando el grado 32, fue comisionado por el Gran Consistorio de Santo Domingo, para interceder ante los Supremos Consejos del Grado 33 de Londres y de Francia  en la gestión de apoyo para la formación de un Supremo Consejo en República Dominicana. Exaltado al Grado 33, asumió en 1875 la función de Gran Canciller y Secretario del Supremo Consejo y en 1886 fue elegido como Gran Ministro de Estado, posición que ocupó hasta 1896.

 

Falleció en Santo Domingo, el 20 de enero del año 1904.

©2020 para Supremo Consejo del Grado 33 

Creado con ID Creativo